querida Adèle

​Tienes razón. Hay que amarse y luego hay que decírselo, y luego hay que escribírselo, y luego hay que besarse en los labios, en los ojos, en todas partes. 
​Victor Hugo

Unión de los 45 años de historia de la marca y la honestidad de una familia unida en la búsqueda de la belleza y el optimismo, nace “Querida Adéle” la primera colección de novias de la firma Miguel Marinero. 

La colección es sincera, femenina y está cargada de sentimiento. A través de un minimalismo depurado expresamos lo fundamental, sin adornos y sin ostentaciones. Rescatamos la tradición de vestirse de novia y mostramos una belleza atemporal, limpiando lo innecesario y volviendo a lo más elemental, rescatando así las técnicas artesanales como los plisados o drapeados, los bordados en cerámica con piezas de antiguas vajillas familiares y los frunces estratégicos y repetitivos en la mayoría de las prendas. 

Tejidos naturales como el lino seda, el ghazar o chiffon. Organzas que nos ayudan a encontrar el volumen desestructurado de las formas. Algunos materiales son sólidos, secos y compactos, otros son ultra delicados, ligeros, fluyen y su transparencia refleja la silueta femenina. 

Es minimalismo, pero muy sentimental. Y el resultado no es austero, es delicado y singular.